Después del curso, Algo Cambió.


Desde el año 2006 el Programa de Cárceles de El Arte de Vivir ha beneficiado a más de 10 mil internos en la Argentina.

En este video podrás escuchar los testimonios de algunos de ellos. Sus palabras inspiran y transmiten agradecimiento, amor, entusiasmo y amistad.

Estos testimonios resaltan que el curso Prison SMART ha contribuido en la manera de ver la vida de quienes están privados de su libertad.

Sentirte Libre, dentro de la Cárcel


¿Alguna vez te imaginaste cómo debe ser vivir adentro de una cárcel?

Este testimonio puede ser que te sorprenda.

Desde 2011 el Pabellón 7 del Penal 48 de San Martín se convirtió en el “Pabellón de los Respiradores”. Un grupo de voluntarios de El Arte de Vivir asiste todos los días al penal a realizar las prácticas de respiración con los internos que han hecho el Programa de El Arte de Vivir y cumplen con las pautas de no violencia.

Daniel Buda coordinador de proyectos en el Programa de Cárceles nos cuenta en este video los cambios positivos de quienes viven en este pabellón.

“El nivel de violencia es cero”


El Penal 48 de San Martín cuenta con un pabellón exclusivo para 30 hombres que han hecho y siguen el programa de El Arte de Vivir desde el año 2011.

Para formar parte de este pabellón, los internos deben respetar las pautas de no violencia. Ellos realizan los ejercicios de respiración que se enseñanan en los programas de El Arte de Vivir a diario, no consumen drogas y no portan armas de ningún tipo.

 En este video Martín Barcena, Sub Jefe de este Penal, nos da su testimonio acerca de la dinámica de conviviencia en este pabellón.

Sí, se puede!


 

Eran las 16:30hs. del 16 de junio y el equipo organizador de la Primera Cena Solidaria para el Programa de Cárceles de la Fundación El Arte de Vivir empezó a llegar a Casa Cruz, Restaurant ubicado en Palermo Viejo. Después de meses de organización, de trabajo en equipo, de manos que se fueron sumando a ayudar de diferentes formas (con el lugar, la decoración, los regalos, las invitaciones, el apoyo incondicional), el gran evento estaba a horas de comenzar.
Veíamos a los mozos de Casa Cruz cargando y acomodando las mesas, el sonidista probando los micrófonos y la música, el chico del proyector subido a la escalera. Nos dieron tantos nervios que decidimos salir a caminar para despejar la mente y terminar de hacer los mandados de último momento.
Al volver, Casa Cruz con su estilo sobrio y elegante, bhajans (mantras) de música fondo y su imponente cava al fondo resplandeciente estaba ya esperando a los invitados que comenzarían a llegar a las 20:30hs.
Más de 150 personas presenciaron esta inolvidable cena, que comenzó con una breve introducción a cargo de Alejandra Scaglione y Beatriz Goyoaga sobre la Fundación El Arte de Vivir y la filosofía de paz de Sri Sri Ravi Shankar junto con la descripción del trabajo que se ha realizado en el Programa de Cárceles.
Antes de comer, dejamos ir todas las tensiones del día con una acogedora meditación guiada por Kamlesh, Instructora Internacional del Arte de Vivir hace más de 15 años.
La comida vegetariana, los jugos y limonadas riquísimos. Las mesas colmadas de gente y los voluntarios del Arte de Vivir paseando por las mesas y asegurándose de que todos estuvieran sintiéndose a gusto.
Nos emocionamos con Ismael Maestrini, coordinador para Latinoamérica del Programa de Cárceles, y con el testimonio de algunos de los chicosque estuvieron privados de su libertad.
“Cuando pude tranquilizar mi mente y prestar atención a mi respiración, hasta lograr ser el observador de mis propios pensamientos, llegué a decir: ¿qué es la libertad? ¿para qué quiero ser libre? Ya lo soy. Ya soy libre. Ahora entro a la cárcel. ¿Quiero alcanzar la libertad para ser feliz? Ya soy feliz. Ya tengo la felicidad Y ahora entro de la cárcel. Muchas veces dicen que la cárcel está llena de pobres, pero yo me sentía un millonario, porque la riqueza mía pasaba por mi interior. No por tener dinero, ni ciertas cosas materiales. Lo más valioso lo tenía adentro. Eran mis valores. Y era la identidad que me devolvió la Fundación El Arte de Vivir.”
-Ángel
Nos movilizó internamente a todos escuchar a estas personas a las que este programa ha cambiado la vida. Tomar conciencia de que cada uno de los que estábamos ahí estaba ayudando para que este proyecto crezca y que más gente en las cárceles sea beneficiada.
La Primera Cena de Recaudación concluyó con la música de Ignacio Escribano, quien nos deleitó con su música que combina mantras con música de todas partes del mundo.
Los participantes se despidieron radiantes, con una sonrisa en la cara, agradecidos por el momento compartido y por la posibilidad de ser parte de este proyecto tan grande.

Gracias a esta Cena Solidaria hemos logrado recaudar todo el dinero que el Programa de Cárceles precisa para su funcionamiento el resto del año y además ha sumado más voluntades para que mes a mes aporten con dinero y/o asistiendo a los penales y acompañando a quienes están saliendo en libertad.

Gracias a cada uno de los que han hecho posible que esta cena se vuelva realidad y que este Programa siga expandiéndose y llevando luz donde hay oscuridad.foto kam