Las calles del Hospital Fernandez meditan


El pasado 16 de mayo, se realizó el primer curso Manos – RAS (Respiración Agua y Sonido) en el Hospital Fernández en el barrio de Palermo. El programa de la Fundación El Arte de Vivir está enfocado a personas de zonas vulnerables o donde la fibra social ha sido dañada. A través de este programa se les brinda a los participantes técnicas para aliviar el estrés, abandonar hábitos no deseados, sentirse más livianos, llevar una vida más saludable, entre otros beneficios.

En este caso, participaron del seminario personas en situación de calle, quienes reciben asistencia de voluntarios de Las Manos Que Ayudan en las cercanías del nosocomio y en otros puntos del barrio. Las personas (todas de primera vez) al realizar el curso tuvieron experiencias asombrosas de haber dejado ir todo el cansancio y de mostrar una sonrisa de satisfacción en sus caras.0f0dcc1d1dc1cff3a0c85da08457ff9b

Por caso un participante señaló que su memoria lo remitió a su infancia, a recuerdos gratos de aquella etapa de su vida, todo esto con los ojos cerrados y escuchando las indicaciones del instructor. Otro integrante del grupo, manifestó haber experimentado un descanso muy profundo. Un tercer miembro contó asombrada las muchas cosas que había podido hacer en el día sin cansarse. “¡Me siento viva!”, expresó jubilosa.

El seminario de tres días se llevó a cabo gracias al tiempo y dedicación de los voluntarios al sembrar las chances de que este se diera. Por ejemplo Alejandro, voluntario de Las Manos que Ayudan, ha semillado de forma constante y paciente. Hace un año y medio que va todos los miércoles a las puertas del hospital y sus inmediaciones a llevar un plato de comida a las personas que viven o están allí.

2e7585970bbe324e2bb437d71ae38300Asimismo, es de resaltar las gestiones de las líderes del programa Las Manos que Ayudan quienes al contactar a las autoridades del hospital lograron que los tres días de curso se hicieran puertas adentro adonde participantes e instructores estuvieron más a gusto.

Al término de la primera sesión una autoridad del centro de salud, el Doctor C. Quijano, se acercó amablemente y compartió gustoso un plato de sopa casera cocinada por la sapiencia y el amor de Mary Ledesma, una de las instructoras. En ese momento se le pudo dar las gracias en persona por haber permitido que el trabajo se diera puertas adentro, en un espacio cuidado, limpio, silencioso y sin circulación de gente.

Si quieres participar del próximo curso RAS programado para el 13 al 15 de junio, escribinos a: lasmanosqueayudan@elartedevivir.org

grupal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *