Fé en los pequeños pasos


Testimonio de Juanjo, voluntario de Las Manos Que Ayudan Temperley relata como fue su experiencia con Gabriel cuando salió del Hospital
“Gabriel, Gabriel, Gabriel. Está siendo mi tema recurrente.
Creo que es porque me atrae hacer buenos negocios, y este es muy redituable. Con un poco salen grandes réditos. Es la fórmula siempre buscada y en pocas ocasiones se hace realidad.

Ayer lo visite y su hartazgo ante el encierro en el hospital había llegado al techo, dos meses y medio internado, en un ambiente con energía baja, entendible. De todos modos no le doy lugar a sus quejas, es lo que te toca, qué vas a hacer?. Y le recuerdo lo bueno, tenes comida, un techo, te cuidan, antinflamatorios, etc.
Pero hoy me llamo para decirme que la varilla que tenían que sacarle del tobillo, y se venía posponiendo, se la sacaban ahora y le daban el alta. Al rato ya estaba listo, todavía con anestesia. Él se quería ir, y ante mi preocupación de falta de movilidad propia él insiste ¨me las voy a arreglar¨; y escucho al médico de fondo que le decía, listo, te tenes que ir, tenemos un paciente esperando la cama.
Habíamos reservado una pensión, con el dinero que muchos amigos donaron, pero hace mes y medio de eso. Quien la reservo no atendía el teléfono. Ni idea ni estaría disponible. Deje todo y me fui a ver si lo encontraba en su kiosco a su amigo Ruben. Lo encontré, tenía la llave de la habitación. Primer paso. OK. Otro amigo, ayudante en el súper chino de enfrente, tenía cosas de él, frazadas y una caja con cositas. Cargue todo en el auto le compre viveres y al hospital.
Ahí todo listo para irse. Pero mi cabeza mil dudas: Se podrá movilizar, entrara todo en el auto, estará la pensión?; como hago para entrar?; Y el certificado?; si no puede moverse o no esta la habitación de qué me disfrazo. Él se quería ir aunque sea a la calle.
Hable con los médicos, le pedí el certificado de incapacidad, me explicaron que todavía no podían, que tenían que ir viendo la evolución de la operación. Viendo cuando tenía que volver, y ahí otro problema, como va a volver a las curaciones, como va a prepararse comida. Y los remedios? Uhhhh, mamita. Con movimientos lentos, pensativo, fui acomodando y llevando todas sus cosas al auto. Llego la hora y con mucho esfuerzo se subió a la silla de ruedas que le conseguimos.
Saludo a todo el mundo como medallista olímpico después de competir, contento.
Lo que le costó subir al auto… y yo pensaba. Adonde lo llevo? Estará la habitación?, mmmm
Puse la dirección en el GPS y llegamos, la pensión esta pegada al ingoal de la cancha tres de Pucara.
Bajé, con dudas. Pido pasar y un chico me dice que, No.
Sale otro chico y era Lucas, el que le había reservado la habitación, por suerte nos conocíamos de vista. Le cuento que traje a Gabriel y… ¨ ahhh por fin, lo estábamos esperando.¨ Otro paso dado.
Me ayudaron a bajar todo, ropa, provisiones varias, olla que le regale, mate, silla de ruedas. Gaby prueba, por primera vez, moverse con las muletas. Y mi mente: Si no puede qué hago?
Le costó pero pudo. Bien, pensé, puede ir hasta el baño.
Descargamos todo y se acomodó. Con cama, una mesita, provisiones, abrigo y los chicos que le dicen si necesitas algo vos grita. Me fui a comprarle los remedios que le recetaron y agua que me pidió. Volví le deje todo junto con un chocolate para alegrar el alma. Pero yo seguía con la sensación de que no alcanzaba. Mi cabeza seguía: Como se va a recuperar? Como va a salir? Como pagamos /paga, la pensión después que se acabe lo que recaude?; Que va a hacer acá? y más.
Él, contento, agradecido.

Lo conté a mi grupo, Manos Temperley (Las Manos que ayudan)  y recibí el reto que necesitaba. Algo así como ¨déjate de jorobar, no seas b…¨ y que está buenísimo todo lo logrado. BUE NI SI MO.

Me emocionaron, necesitaba apoyo para pasar el escollo de mi mente, y lo tuve.  Y el mensaje de Pau que saco lagrimas
¨Juanjo, tu mirada y atención hizo la diferencia. Mirar hacia atrás es bueno para ver cuánto se avanzó o mejoro…¨ Y muchos dando aliento y diciendo que los inspiraba. Loquísimo, yo pesado y desde afuera veían lo grandioso de la situación.
Una y otra ves, observar cómo te enrosca la mente. Sin la respiración y meditación sería imposible darme estos lujos. Porque saber, poder, darte el permiso y el lugar de ayudar es un gran regalo para uno, donde primero, de alguna manera, reconocemos que tenemos mucho para dar. Andando estresados solemos vivir, casi continuamente, dentro de la escasez, aunque tengamos de todo. Creyendo erróneamente que no podemos hacer nada, inventando un mundo oscuro y enorme que nos queda lejos.

Al final, nuevamente un gran negocio. Un poco de esfuerzo, un poco de dinero, un poco de los recursos que tengo la suerte de tener a disposición y una persona está en una habitación, con baño y cocina compartida en lugar de la calle. Una persona tiene una chance de volver a caminar y seguir viviendo sin dolor. Lo que suele taparse, si no consigue todo lo que Gabriel está logrando, con vino, hasta que te mata.

Saludo a la mente grande, al guerrero interior, la batalla es diaria, es hoy.”

Juanjo

Si vos también querés ser voluntario escribí a lasmanosqueayudan@elartedevivir.org 

Las calles del Hospital Fernandez meditan


El pasado 16 de mayo, se realizó el primer curso Manos – RAS (Respiración Agua y Sonido) en el Hospital Fernández en el barrio de Palermo. El programa de la Fundación El Arte de Vivir está enfocado a personas de zonas vulnerables o donde la fibra social ha sido dañada. A través de este programa se les brinda a los participantes técnicas para aliviar el estrés, abandonar hábitos no deseados, sentirse más livianos, llevar una vida más saludable, entre otros beneficios.

En este caso, participaron del seminario personas en situación de calle, quienes reciben asistencia de voluntarios de Las Manos Que Ayudan en las cercanías del nosocomio y en otros puntos del barrio. Las personas (todas de primera vez) al realizar el curso tuvieron experiencias asombrosas de haber dejado ir todo el cansancio y de mostrar una sonrisa de satisfacción en sus caras.0f0dcc1d1dc1cff3a0c85da08457ff9b

Por caso un participante señaló que su memoria lo remitió a su infancia, a recuerdos gratos de aquella etapa de su vida, todo esto con los ojos cerrados y escuchando las indicaciones del instructor. Otro integrante del grupo, manifestó haber experimentado un descanso muy profundo. Un tercer miembro contó asombrada las muchas cosas que había podido hacer en el día sin cansarse. “¡Me siento viva!”, expresó jubilosa.

El seminario de tres días se llevó a cabo gracias al tiempo y dedicación de los voluntarios al sembrar las chances de que este se diera. Por ejemplo Alejandro, voluntario de Las Manos que Ayudan, ha semillado de forma constante y paciente. Hace un año y medio que va todos los miércoles a las puertas del hospital y sus inmediaciones a llevar un plato de comida a las personas que viven o están allí.

2e7585970bbe324e2bb437d71ae38300Asimismo, es de resaltar las gestiones de las líderes del programa Las Manos que Ayudan quienes al contactar a las autoridades del hospital lograron que los tres días de curso se hicieran puertas adentro adonde participantes e instructores estuvieron más a gusto.

Al término de la primera sesión una autoridad del centro de salud, el Doctor C. Quijano, se acercó amablemente y compartió gustoso un plato de sopa casera cocinada por la sapiencia y el amor de Mary Ledesma, una de las instructoras. En ese momento se le pudo dar las gracias en persona por haber permitido que el trabajo se diera puertas adentro, en un espacio cuidado, limpio, silencioso y sin circulación de gente.

Si quieres participar del próximo curso RAS programado para el 13 al 15 de junio, escribinos a: lasmanosqueayudan@elartedevivir.org

grupal

Asistencia a las zonas inundadas


La ciudad de Esquina, en el sudoeste de la provincia de Corrientes, es una de las jurisdicciones más afectadas por las inundaciones en el Litoral: en algunas zonas el agua alcanzó a un metro de altura y se registraron más de 2.300 personas evacuadas y auto-evacuadas en el área, complicando a la actividad agropecuaria y generando cuantiosos daños materiales. 

13076976_1741262589488711_4576722628442141381_n

        

La Escuela 620 actúa como centro para las familias evacuadas ofreciendo alimentos, atención médica, juegos para los más chicos y contención. Allí también se reciben donaciones desde varios puntos del país, convirtiéndose en un eje dinámico de la solidaridad. En este ámbito, entre el 22 y el 24 de abril de 2016, más de 20 niños y adultos asistieron a los cursos RAS de técnicas de respiración y meditación ofrecidos por los voluntarios del Programa Vulnerabilidad de la Fundación El Arte de Vivir para aliviar el estrés de la difícil situación que están atravesando.

13092137_1741262642822039_3836189420734059429_n   

El curso RAS integra la enseñanza de técnicas que permiten calmar la mente, aliviar el trauma, aumentar la conciencia para llevar una vida más saludable, y una combinación de  juegos y canciones para fortalecer el sentimiento de pertenencia y fortalecer los valores humanos en las comunidades.

Los participantes adultos, en su gran mayoría mujeres, se asombraron “de sentise tan livianas y relajadas” pese a lIMG-20160424-WA0066a criticidad de su situación actual. Los más pequeños se divirtieron, cantaron y ayudaron a ordenar y limpiar las salas donde se dictaron los seminarios.

.

     

Una de las voluntarias del Programa Vulnerabilidad El Arte de Vivir nos contó su experiencia asisitiendo al curso RAS para niños: “RAS  una experiencia gratificante para el alma; no sólo llenar a los chicos de amor sino también recibir de vuelta ese amor, es lo más gratificante. Gracias”. 

 

13087636_1741262649488705_6579778908561929112_n

Otra voluntaria local, además de asistir a los cursos, le brindó alojamiento a la instructora que viajó desde la capital provincial  -a más de 300km- para ayudar. “Darle luz a tantas personas que perdieron todo, y trabajar la parte espiritual es escencial.”

 

 

 Desde Capital Federal, Vanesa, voluntaria de la Fundación, nativa de Bella Vista, Corrientes, coordinó la recolección de donaciones para su pequeña ciudad natal,  a 143km de la capital provincial, también seriamente afectada por las inundaciones. Su mamá, comprometida con la causa, donó el costo del primer camión con donaciones que se recolectaron en la sede Incas de la Fundación, que llegó el sábado 23/4 a destino.

 Actualmente estamos ayudando a recolectar frazadas, toallas, alimentos no perecederos, artículos de limpieza. desinfectantes y ropa de abrigo. 

Podés acercar tu donación para la Prov. de Corrientes a Av. de los Incas 3720 – Capital Federal en los horarios habituales de satsang y meditaciones. Tel: 455-30407

También podés sumarte a la Campaña de Donaciones en Rosario. Juntos podemos llegar a más personas que nos están necesitando!

* Qué llevar? Alimentos no perecederos , frazadas y artículos de limpieza,

* Cuándo? Vamos a estar recibiendo tu donación los miércoles 27 de Abril y 4 de Mayo de 18 a 20hs.

* Dónde? en Alem 1558 – Rosario

 

El servicio es una oportunidad inigualable para dar, aprender, crecer, recibir y sonreir. Y sin dudarlo, para sentirte agradecido.

Vos también podés sumarte como voluntario, donante o contacto de una comunidad al Programa Vulnerabilidad para hacer posible que lleguemos a muchas más personas con estas valiosas herramientas! 

vulnerabilidad@elartedevivir.org

 

13071960_1741262759488694_6966213049384848657_o

Proyecto Centro Los Luceros, Benavidez


Los valores humanos deben ser descubiertos, renovados, alentados y nutridos para que prosperen y crezcan. Dondequiera que florezcan los valores humanos, también florecerán fácilmente los derechos humanos. Triunfarán también la paz y la seguridad y desaparecerá la violencia. Se honrará y protegerá también al ambiente, con mucho amor y respeto”. (Sri Sri Ravi Shankar)

Los Luceros y El Arte de Vivir en Acción

El Centro Los Luceros de la Asociación civil “CultivArte” es un espacio de trabajo comunitario destinado a brindar contención a niños y familias. Emplazado en el barrio de Benavidez, Provincia de Buenos Aires, asiste a la comunidad local con un comedor participativo, una huerta orgánica, una biblioteca, apoyo escolar y talleres de diversa índole. Su propósito es fortalecer la vida interior de los miembros de la comunidad, brindarles el derecho a una educación digna y fortalecer la inclusión social. Mensualmente recibe aproximadamente a 1000 personas.

En lineamiento con la misión institucional de fomentar la integración y fortalecer la fibra social, El Arte de Vivir desarrolló un proyecto de trabajo común cuyos ejes centrales se sustentaron en:

  • El impulso de los valores de cooperación y solidaridad.
  • El desarrollo creativo de los niños y familias de la comunidad implicada.

A partir del mes de febrero de 2015, El Arte de Vivir se propuso como principal objetivo empoderar a niños y adultos pertenecientes a la comunidad de Los Luceros, logrando una mayor toma de conciencia en torno a sus habilidades y fortaleciendo los valores humanos. La Lic. Mónica Kostolnik tuvo a su cargo el liderazgo de un proyecto conjunto del cual participaron 26 voluntarios.

La labor se centró en:

  • Ofrecer talleres de respiración, meditación y yoga.
  • Contribuir con el desarrollo cultural mediante talleres de juegos y música.
  • Propiciar la agricultura auto-sustentable a través del trabajo en la huerta orgánica.
El Arte de Vivir en Acciòn en el Centro Los Luceros

El Arte de Vivir en Acciòn en el Centro Los Luceros

 

Proyecto implementado

En busca de una cultura de paz, la organización humanitaria El Arte de Vivir aportó a los beneficiarios prácticas concretas que alientan la superación personal con especial énfasis en la salud y la educación.

Se dictaron cursos que ofrecen herramientas prácticas para:

  • Potenciar el trabajo desarrollado en Los Luceros
  • Eliminar el estrés en forma natural.
  • Mejorar la concentración de los estudiantes.
  • Facilitar el buen manejo de las emociones negativas.
  • Alentar el máximo potencial creativo.
  • Reducir los índices de violencia.
  • Propiciar el liderazgo responsable para la toma de decisiones consensuadas tendientes a generar cambios positivos frente a los contextos suscitados.

A continuación se enumeran las tareas desarrolladas en las diferentes etapas del proyecto:

Taller “Conocé a tus Chicos”. Beneficiarios: 15 padres y docentes (feb 2015).

Visitas médicas para educación sanitaria a cargo del Dr. Matías Quinn (voluntario de la Fundación).

Curso “Art Excel” para niños de 8 a 12 años: 25 beneficiarios (jul. 2015).

Donación de una máquina amasadora para estimular y apoyar el desarrollo de un proyecto de capacitación en panadería.

Taller “Educando sin estrés”. Beneficiarios: 15 docentes de Los Luceros y de la zona.

Dictado de 10 Talleres de Yoga quincenales abiertos para adultos.

Actividades semanales de seguimiento con los niños.

Jornada de servicio y Yoga (trabajos en huertas, ordenamiento de ropa donada y juegos con los chicos). Participaron 20 voluntarios y 25 niños.

Taller de Valores Humanos y construcción de instrumentos musicales (cajones peruanos) para niños.

Taller de música y Valores Humanos con Miguel Brea. Beneficiarios: 20 niños.

 

 

A modo de cierre

El Arte de Vivir en Acción destaca y agradece profundamente la oportunidad brindada por los directivos del Centro Los Luceros para formar parte de esta hermosa labor, así como también la noble colaboración de todos los voluntarios que participaron ya sea física como económicamente.

El valioso aporte de todos y cada uno de los actores sociales implicados permitió la exitosa ejecución del proyecto. Los programas de vulnerabilidad que se desarrollan en la Fundación redundan en intervenciones positivas, efectivas y constructivas. ¡Vamos por más!

Navidad en Acción


Es 24 de diciembre, cerca del mediodía. En la esquina de Campillo y Combatientes de Malvinas en Capital Federal puedeHospNav15 051 verse a lo lejos un grupo grande de personas, entre risas, inflando globos y probándose gorritos de papá Noel. En esas horas en las que la gente común compra sus últimos regalos, o termina las preparaciones para una gran cena, un grupo de voluntarios de la Fundación El Arte de Vivir se reúne para compartir la alegría con aquellos que más la necesitan.

Un grupo de cerca de 45 voluntarios, auto-convocados a través de un grupo de whatsapp y redes sociales, se organizan para llevar sonrisas, regalos, una oreja amiga y canciones a las personas internadas en el Instituto Alfredo Lanari y sus acompañanates. A la hora indicada y unidos de globos, guitarras y hasta un papá Noel, nos dirigimos a cada una de las habitaciones de internación y salas de espera.

HospNav15 009Yasmin Salem, de 21 años, estudiante de comunicación social y una de las organizadoras del evento, nos cuenta “Mi experiencia en el Hospital no se puede describir en palabras. Llegue a la puerta y habían mas de 40 personas con gorritos de Navidad, muchos no se conocían pero todos parecían una gran familia. Los pacientes del lugar nos recibieron tan felices, todos muy abiertos y predispuestos. Cantamos, repartimos regalos, bailamos en las salas y nos reímos mucho. Es hermoso ver como con tan poco podes hacer muy feliz a las personas y recibir tanto pero tanto amor. Fue una gran experiencia que espero seguir repitiendo cada año.

Las expresiones de agradecimiento se multiplicaron, y no sólo entre los pacientes y familiares, sino también en el mismoHospNav15 032 equipo de voluntarios. “Con tan poco podemos hacer tanto, no puedo creer que me lo estaba perdiendo.” “Casi siempre estamos centrados en nosotros mismos, no nos damos cuenta de que el servicio es el propósito de la vida, la verdadera fuente de alegría”. Hermosas reflexiones con las que terminamos otro año como voluntarios en la Fundación El Arte de Vivir.

El Programa de Salud tiene como objetivo colaborar con la reducción del estrés laboral de los empleados de las instituciones de salud y ayudar a los pacientes a atravesar los desafíos asociados a la enfermedad con entereza. Esta vez los voluntarios decidieron ir a ver a los pacientes y volverán para recibir el año 2016.

Para año nuevo volvemos!! Si querés podés sumarte enviándole un mail a Yas: Yasmin.salemco@gmail.com

HospNav15 002HospNav15 041